El ‘Caveau’ (bóveda)

 Aquí en Corso 281 entendemos lo caótica que puede ser Roma. En un momento de su larga historia, este hotel fue un banco; para mantener nuestro compromiso de hacerte sentir como en tu casa, reemplazamos el oro de la bóveda por bebidas y transformamos el lugar para que puedas sentirlo como propio.

Mi deseo es que te sientas cómodo y la amplia gama de licores, vinos y champagne  que he seleccionado personalmente, te darán la sensación que estás ¡asaltando el mueble bar de mi casa!  Todo lo que te pedimos es que nos digas que has escogido. 

No importa la hora del día en que necesites escapar de tu propia ‘bóveda’, aquí encontrarás una completa y esperándote. Hay una infinidad de bóvedas sólo con oro en su interior, ésta conserva un tesoro más importante: tu momento de descanso.